Buscar

El código CFI (Classification of Financial Instruments) está desarrollado en el estándar internacional ISO 10962.

Es un código pensado para que los procesos informáticos tengan la posibilidad de clasificar valores e instrumentos financieros de forma automática.

El CFI se asigna de manera simultánea a los instrumentos cuando a estos se les asigna un código ISIN. Adicionalmente, también se asigna el código FISN. El CFI asignado por la ANCV se considerará siempre el CFI oficial.

Recientemente se ha producido una revisión del estándar por parte de ISO dando como resultado la publicación de una nueva versión del estándar (ISO 10962:2015). El objetivo de esta revisión es la adaptación de este código a la evolución de los mercados financieros y lograr una mayor utilidad para sus usuarios.

A diferencia del código ISIN, el Código CFI asignado a un instrumento puede sufrir alguna variación a lo largo de la vida de éste, en función de si existe alguna modificación de las características que se consideran para clasificar inicialmente el instrumento de una manera u otra.

El código está compuesto por seis caracteres alfabéticos y permite diferenciar valores e instrumentos financieros atendiendo a sus características:

  • El primer carácter indica la categoría de los instrumentos, que puede ser: Renta Variable, Vehículos de Inversión Colectiva, Instrumentos de deuda, Derechos o Warrants, Opciones cotizadas, Futuros, Swaps, Opciones no cotizadas, Contratos de contado, Futuros no cotizados, Estrategias, Prestamos Colateralizados,  Instrumentos de referencia y Otros.

  • El segundo carácter se refiere a grupos específicos dentro de cada categoría.
  • Los cuatro caracteres restantes se refieren a los atributos más importantes de cada grupo.

Para más información contacte con la Agencia Nacional de Codificación de Valores.