Buscar

El Reglamento 648/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a los derivados extrabursátiles, las entidades de contraparte central (ECCs) y los registros de operaciones (en adelante, EMIR), entró en vigor el 16 de agosto de 2012.

Este reglamento establece obligaciones para todos aquellos inversores que negocien contratos de derivados, con independencia de su nivel de sofisticación, sean éstos entidades financieras o no financieras, si bien la intensidad de estas obligaciones será proporcional, en líneas generales, al nivel de actividad y al uso que se haga de los derivados.

Asimismo, se han previsto una serie de exenciones para ciertas operativas tales como la cobertura de los riesgos propios de la gestión de un negocio o los contratos realizados entre empresas de un mismo grupo. Es conveniente que todos los interesados revisen si se encuentran en alguno de los supuestos de exención y, en tal caso, realicen los trámites oportunos que se hubiesen previsto a estos efectos.

La puesta en marcha efectiva de las obligaciones de esta legislación depende de la publicación de ciertas normas técnicas de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (en adelante ESMA, según su acrónimo inglés) que desarrollan los contenidos del EMIR, una vez han sido adoptadas por la Comisión Europea. Una parte sustancial de éstas fue publicada el pasado 23 de febrero de 2013, entrando en vigor el 15 de marzo de 2013. Las instituciones europeas siguen trabajando en la elaboración del resto de normas de desarrollo del EMIR, las cuales afectan principalmente al intercambio de garantías en los contratos de derivados que no se compensen centralizadamente.

Principales obligaciones del EMIR

  1. El uso de una ECC cuando se negocien ciertos contratos de derivados. La entrada en vigor de la obligación dependerá de la autorización final de las contrapartes centrales y de la determinación por parte de las autoridades europeas de la conveniencia de establecer dichas obligaciones. A título orientativo, se espera que esta obligación comience a tener relevancia a partir de mediados de 2014.

    No obstante, las entidades no financieras que excedan alguno de los umbrales de compensación que se han fijado en las normas técnicas deberán comunicarlo a partir del 15 de marzo de 2013 tanto a sus autoridades competentes nacionales como a ESMA.

  2. La notificación a registros de operaciones autorizados o reconocidos por ESMA de todos los contratos de derivados que se negocien por todas las contrapartes financieras y no financieras. Esta obligación depende de la existencia de registros de operaciones convenientemente autorizados por ESMA. La autoridad europea ha autorizado el 7 de noviembre de 2013 a cuatro entidades a realizar las actividades de registros de operaciones. En consecuencia, la obligación de notificación de contratos entrará en vigor el 12 de febrero de 2014.
  3. El uso de técnicas de mitigación de riesgos cuando se negocien contratos de derivados no compensados a través de una contraparte central, relacionadas con:
    1. La confirmación puntual de los contratos y el establecimiento de procedimientos fijados de antemano para identificar y resolver posibles litigios entre las partes.
    2. La conciliación y compresión de las carteras, la valoración periódica de los contratos y el intercambio de garantías, cuando se superen determinados umbrales de actividad.
    De forma genérica, estas obligaciones están vigentes desde el 16 de agosto de 2012. No obstante, a partir del 15 de marzo de 2013 las técnicas de mitigación de riesgos en contratos de derivados que actualmente utilizan las contrapartes financieras y no financieras deberán ajustarse al contenido íntegro de las normas técnicas publicadas hasta la fecha.
  4. El establecimiento de requisitos organizativos, de conducta y prudenciales a las ECCs.
  5. El establecimiento de requisitos de funcionamiento y autorización por parte de ESMA a los registros de operaciones. En coherencia con lo anterior, el 7 de noviembre de 2013, ESMA ha autorizado a los siguientes entidades como almacenes de contratos:
    1. DTCC Derivatives Repository Ltd. (DDRL)
    2. Krajowy Depozyt Papierów Wartosciowych S.A. (KDPW)
    3. Regis-TR S.A.
    4. UnaVista Ltd

Ámbito de aplicación

  • Todos los contratos de derivados OTC, es decir, aquellos en los que en su ejecución no ha mediado un mercado regulado de acuerdo con la MIFID, se someterán a los requisitos de compensación centralizada, cuando así se determine por las autoridades europeas, y, en el resto de los casos, a la aplicación de técnicas de mitigación de riesgos.
  • Todos los contratos de derivados, tanto los negociados en mercados regulados como los OTC, deberán reportarse a un registro de contratos debidamente autorizado o reconocido por ESMA.
  • Por contraparte financiera se entiende: las empresas de servicios de inversión, las entidades de crédito, las empresas de seguros, las empresas de reaseguros, los fondos UCITS y sus sociedades gestoras, los fondos de pensiones, sujetos a ciertas exenciones transitorias y los fondos de inversión alternativa.
  • Por contrapartes no financieras se entiende el resto de entidades cuando no tengan la consideración de contrapartes financieras. Se considera que las contrapartes no financieras han superado el umbral de compensación cuando el valor nocional bruto de sus contratos de derivados OTC supera alguna de las siguientes cotas:
    • 1000 millones EUR para derivados sobre crédito
    • 1000 millones EUR para derivados sobre renta variable
    • 3000 millones EUR para derivados sobre tipos de interés
    • 3000 millones EUR para derivados sobre divisas
    • 3000 millones EUR para derivados sobre materias primas y sobre otros subyacentes no especificados anteriormente.
    Para elaborar este cálculo la contraparte no financiera incluirá todos los contratos de derivados OTC suscritos por ella o por entidades de su grupo que no se utilicen para reducir los riesgos de actividad comercial o de la actividad de financiación de su tesorería.

DISCLAMER: Este texto tiene como finalidad informar al público en general sobre distintos aspectos relacionados con el EMIR. Por su naturaleza divulgativa no puede constituir un soporte para posteriores interpretaciones jurídicas, siendo la normativa vigente la única de aplicabilidad para estos fines.

  1. El uso de una ECC cuando se negocien ciertos contratos de derivados. La entrada en vigor de la obligación dependerá de la autorización final de las contrapartes centrales y de la determinación por parte de las autoridades europeas de la conveniencia de establecer dichas obligaciones. A título orientativo, se espera que esta obligación comience a tener relevancia a partir de mediados de 2014.

    No obstante, las entidades no financieras que excedan alguno de los umbrales de compensación que se han fijado en las normas técnicas deberán comunicarlo a partir del 15 de marzo de 2013 tanto a sus autoridades competentes nacionales como a ESMA.

  2. La notificación a registros de operaciones autorizados o reconocidos por ESMA de todos los contratos de derivados que se negocien por todas las contrapartes financieras y no financieras. Esta obligación depende de la existencia de registros de operaciones convenientemente autorizados por ESMA. La autoridad europea ha autorizado el 7 de noviembre de 2013 a cuatro entidades a realizar las actividades de registros de operaciones. En consecuencia, la obligación de notificación de contratos entrará en vigor el 12 de febrero de 2014.
  3. El uso de técnicas de mitigación de riesgos cuando se negocien contratos de derivados no compensados a través de una contraparte central, relacionadas con:
    1. La confirmación puntual de los contratos y el establecimiento de procedimientos fijados de antemano para identificar y resolver posibles litigios entre las partes.
    2. La conciliación y compresión de las carteras, la valoración periódica de los contratos y el intercambio de garantías, cuando se superen determinados umbrales de actividad.
    De forma genérica, estas obligaciones están vigentes desde el 16 de agosto de 2012. No obstante, a partir del 15 de marzo de 2013 las técnicas de mitigación de riesgos en contratos de derivados que actualmente utilizan las contrapartes financieras y no financieras deberán ajustarse al contenido íntegro de las normas técnicas publicadas hasta la fecha.
  4. El establecimiento de requisitos organizativos, de conducta y prudenciales a las ECCs.
  5. El establecimiento de requisitos de funcionamiento y autorización por parte de ESMA a los registros de operaciones. En coherencia con lo anterior, el 7 de noviembre de 2013, ESMA ha autorizado a los siguientes entidades como almacenes de contratos:
  • DTCC Derivatives Repository Ltd. (DDRL)
  • Krajowy Depozyt Papierów Wartosciowych S.A. (KDPW)
  • Regis-TR S.A.
  • UnaVista Ltd
  • CME Trade Repository Ltd. (CME TR)
  • ICE Trade Vault Europe Ltd. (ICE TVEL)