Buscar

Son valores emitidos por las empresas que reconocen una deuda para la entidad. Las entidades que emiten renta fija en España deben registrar en la CNMV un folleto informativo o, en caso de exención, aportar la documentación requerida por la regulación. Puede consultar los folletos en los Registros Oficiales de la CNMV.

Principales productos de renta fija privada

Pagarés de empresa

Son valores emitidos al descuento, con rendimiento implícito o cupón cero, por lo que su rentabilidad se obtiene por diferencia entre el precio de compra y el valor nominal del pagaré que se recibe en la fecha de amortización. El vencimiento es a corto plazo, y existen entre siete días y 25 meses (760 días naturales), aunque los plazos más frecuentes son de uno, tres, seis, doce y hasta 18 meses. La colocación de los pagarés se realiza bien mediante subastas competitivas en las que se determina el precio de adquisición, o bien mediante negociación directa entre el inversor y la entidad financiera, siendo esta la forma más habitual.

Bonos y obligaciones simples

Las obligaciones simples son valores mobiliarios que representan una parte proporcional de un empréstito. La sociedad emisora se compromete a retribuir a los tenedores de los valores con un interés que puede ser fijo o variable, y a devolver el capital aportado, en la fecha establecida para el vencimiento de los títulos.

Los bonos simples son valores mobiliarios de renta fija, similares a las obligaciones pero con menores plazos de vida.

Los bonos y obligaciones emitidos por las empresas son valores a medio y largo plazo (de 2 a 30 años). Sus características pueden variar considerablemente de un emisor a otro, e incluso en distintas emisiones de una misma compañía. Estas diferencias pueden ser la fecha de vencimiento, tipo de interés, periodicidad de los cupones, precios de emisión y amortización, las cláusulas de amortización y otras condiciones de emisión, las opciones de convertibilidad si las hubiera, la prelación de derechos en caso de liquidación, o las garantías ofrecidas, entre otras.

Obligaciones subordinadas

Las obligaciones subordinadas son muy similares a las obligaciones simples. La diferencia reside en su situación jurídica en caso de quiebra o procedimiento concursal del emisor: las obligaciones subordinadas se sitúan detrás de los acreedores.

Titulizaciones hipotecarias o de activos

Es un método de financiación de empresas basado en la venta o cesión de determinados activos, incluso derechos de cobro futuros, a un tercero que a su vez financia la compra emitiendo valores que son los que colocan entre los inversores.

Cédulas hipotecarias

Son valores de renta fija emitidos exclusivamente por entidades de crédito (bancos y cajas) o sociedades de crédito hipotecario. Su principal peculiaridad es que están respaldadas de modo global por la cartera de préstamos hipotecarios del emisor. Por ello, sus titulares tienen la consideración de acreedores singularmente privilegiados en relación con la totalidad de los créditos hipotecarios. Las cédulas suelen cotizar en AIAF.

Cédulas territoriales

Es un instrumento similar a las cédulas hipotecarias. Son valores de renta fija emitidos por las entidades de crédito, cuyo capital e intereses están garantizados por los préstamos y créditos concedidos por el emisor a las Administraciones públicas y organismos públicos.

Mercados donde cotiza la renta fija privada

En España, el mercado en el que cotizan la mayoría de los valores de renta fija es AIAF. Este mercado cuenta con una plataforma electrónica multilateral que se denomina SEND. Este es un sistema electrónico de negociación de deuda que entró en funcionamiento en mayo 2010. El objetivo de esta plataforma es negociar de forma transparente las emisiones de renta fija y productos híbridos dirigidos a inversores minoristas. La transparencia de este sistema, hace que se publiquen las cotizaciones, al mejor precio y volumen para cada emisión, en la web de AIAF. También publica las negociaciones, el último precio negociado y el volumen nominal acumulado de la sesión. En el Boletín diario de SEND, se podrán ver el volumen acumulado, los precios máximos, mínimos y medios negociados en la sesión. Sin embargo, hay que señalar que ese precio es sólo una referencia de operaciones realizadas. Por lo tanto, aunque vea que el valor que quiere vender tiene publicado un precio de cotización diario, es posible que la entidad financiera a través de la que canalice su orden tarde tiempo en ejecutarla y que el precio al que lo haga sea diferente.

Para obtener más información, visite la web de BME Renta fija, apartado SEND deuda pública BME Renta fija, apartado SEND deuda pública

Hay algunos valores de renta fija que en lugar de cotizar en AIAF se negocian en el Mercado Electrónico de Renta Fija Bursátil de la Bolsa de Madrid (BMERF). La negociación y las cotizaciones se pueden consultar en su página web. En este caso, los activos de renta fija se negocian a través de un sistema electrónico de contratación continua con difusión en tiempo real. A pesar de ello, también puede suceder que no haya mucha negociación para el valor de renta fija que le interese vender y que, al igual que en AIAF, se encuentre con dificultad de hacerlo y con un precio diferente al último publicado.

En resumen, antes de invertir en estos valores debe tener muy claro que, en general, no siempre es posible venderlos de manera rápida y sin asumir pérdidas en el capital invertido. Los precios publicados no son siempre representativos de los que se podrían obtener y en ocasiones puede resultar difícil para un inversor minorista encontrar una contrapartida.