Buscar

Una de las creencias erróneas más extendidas es pensar que invertir en renta fija es invertir sin riesgos. Cualquier producto de inversión contiene riesgo en mayor o menor medida. Estos riesgos siempre deberán venir detallados en el folleto de emisión del producto. Además, en determinadas ocasiones, el folleto puede incorporar advertencias de la CNMV cuando se considere que las condiciones incorporan riesgos significativos para los inversores minoristas.

En concreto, los principales riesgos que se asumen son:

  • Riesgo de mercado: es la posibilidad de que los valores coticen por debajo del precio que pagamos por ellos. Las fluctuaciones de precios de la renta fija cotizada dependen sobre todo de la evolución de los tipos de interés, de las circunstancias de mercado y de las condiciones económicas generales.

EJEMPLO

Un inversor adquiere un bono de renta fija simple de 100 euros, emitido hoy, con vencimiento al cabo de dos años y que paga intereses del 10% anual al final de cada año (en adelante Im es el interés de mercado, en ese momento, es igual al tipo de interés que se emite el bono, que se supone es del 10%)

Supongamos que el suscriptor del bono, transcurrido un año y cobrados los intereses de ese año (10 euros) decide venderlo. ¿Qué sucederá con el precio del bono y con la rentabilidad del mismo si los tipos de interés de mercado se han alterado? (Supongamos que pasa a ser Im= 15%) y que no existen costes de transacción ni de compra ni de venta)

pagos

Si el tipo de interés de mercado Im pasa a ser el 15%, indudablemente ningún inversor querrá dar 100 euros por un título que le va a proporcionar un rendimiento del 10% si tiene la posibilidad de adquirir otro en el mercado que le proporciona el 15%.

Por tanto, ¿Qué cantidad estarán dispuestos a pagar por ese título? Deberá ser una cantidad X, que invertida al 15% durante un año (que queda hasta el vencimiento) proporcione al comprador 110 euros.

X * 1,15 = 110, luego X= 110 / 1,15 = 95,65 euros le darán al inversor por el bono. (100 - 95.65 = 4,35 euros variación en el precio del bono)

¿Cuál es la variación en la rentabilidad total? Si el inversor invierte 100 euros, recibe 10 euros de intereses durante el primer año y le pagan por el bono 95,65 euros. Ha recibido en un año (10+ 95,65 = 105,65 euros. Luego la rentabilidad ha sido del 5,65%.

Por tanto, los aumentos del tipo de Im (entre otros factores) proporcionarán disminuciones de la rentabilidad y viceversa.

  • Riesgo de liquidez: es el riesgo de que no se encuentre contrapartida en el mercado y, por tanto, que no se pueda vender el producto.
  • Riesgo de crédito: se trata del riesgo que se asume por la posible falta de cobro de los intereses y/o principal de la inversión por parte del emisor.

Una vez analizados estos aspectos, podemos diferenciar entre productos de: